Donde el Duero hace frontera con Portugal, se encajona durante casi un centenar de kilómetros formando los cañones más profundos y extensos  de toda la Península Ibérica.